Alergia al polen en los perros: síntomas y tratamiento de la fiebre del heno

25. August 2022

Ya empieza a hacer calor. El campo está floreciendo. Tu perro tiene... ¿mocos? Conoce todo lo que necesitas saber sobre la alergia al polen en los perros y descubre algunos remedios para aliviar los síntomas.

Perro pequeño en un campo con flores

Al igual que nosotros, los perros pueden padecer diversas alergias: a las pulgas, a una comida en particular o a alérgenos del entorno como el polen, por ejemplo. Sin embargo, ¿cómo puedes detectar si un perro es alérgico al polen? ¿Cómo se trata? Si tienes estas dudas, échale un ojo a la siguiente guía para conocer más información sobre la fiebre del heno en los perros.

¿Los perros pueden tener alergias estacionales?

Sí, igual que tú. La primavera, el verano y el otoño son las estaciones en las que alérgenos, como el polen, pueden afectar a tu perro1. En este artículo veremos en profundidad cómo afecta el polen a nuestros amigos peludos.

Fiebre del heno en los perros

Tanto los seres humanos como los perros pueden sufrir la fiebre del henoLa fiebre del heno en los perros es una reacción alérgica derivada del polen en el aire. Este tipo de alergia es menos común que otras, como la alergia a las pulgas o al polvo.

¿Qué es el polen?

El polen es una sustancia que se encuentra en el interior de las flores de las hierbas, los árboles y las malezas. Este polvo finito es un componente esencial de la fertilización y la reproducción de las plantas (es decir, de la polinización). Cabe destacar que los insectos y el viento propagan el polen de forma natural1. El maíz, la avena y la ambrosía, por ejemplo, son pólenes comunes que pueden provocar alergias en los perros.

Si a tu perro le gusta oler las flores, es muy probable que entre en contacto directo con el polen.

Cuando los seres humanos tenemos una reacción alérgica al polen, la denominamos fiebre del heno y nuestros amigos caninos también pueden padecerla.

Mujer y perro sentados al aire libre en un campo con hierba
Fotografía: Mujer y perro sentados al aire libre en un campo con hierba y flores, el perro lleva el localizador para perros Tractive GPS

¿Los perros pueden ser alérgicos al polen?

Sí, sí pueden. Los perros pueden entrar en contacto directo con esta sustancia cuando tocan plantas llenas de polen con la cara o las patas. No obstante, también pueden respirar el polen que flota en el aire. En ambos casos, la alergia al polen es una reacción exagerada del sistema inmunitario a esta partícula, tanto en seres humanos como en perros.

¿Cuál es la peor época?

La alergia al polen se intensifica en primavera y verano, pero puede durar hasta principios de otoño. Esto se debe a que esta partícula procede principalmente del césped, las hierbas, las flores y los árboles. En los árboles suele estar presente a principios de año, mientras que en el césped se va intensificando a medida que llega el verano. Cabe destacar que algunos científicos aseguran que el aumento de las temperaturas está incrementando los niveles de polen, lo que podría dar lugar a alergias estacionales más graves2.

Sigue los pasos de tu perro

¿Qué razas tienen más riesgos de padecer alergia al polen?

Varios estudios alegan que los perros no desarrollan alergia al polen durante el primer año de vida. Además, por razones que se desconocen, parece afectar más a las perras que a los perros. Aunque todos los perros pueden padecer esta alergia, algunas razas tienen más riesgo que otras. Algunas son:

  • Pug
  • Pastor alemán
  • Bulldog francés e inglés
  • Shar pei
  • Labrador
  • Golden Retriever
  • Setter
  • Terrier3
  • Bóxer
  • Dálmata
  • Schnauzer
  • Cocker Spaniel
  • Bichón Frisé

¡Ojo! En esta lista solo se incluyen algunas razas: todos los perros pueden padecer alergia al polen.

Síntomas

¿Cómo puedes saber si tu perro es alérgico al polen? Existen varios síntomas. La fiebre del heno en seres humanos suele provocar secreciones nasales, estornudos y picor y lágrimas en los ojos. Sin embargo, a los perros suele afectarles en la piel. Por lo tanto, si ves que tu perro se rasca, se muerde o se frota determinadas partes del cuerpo, como las patas, las pezuñas, la ingle, las orejas u el hocico, podría tratarse de alergia al polen.

No obstante, debes saber que si tu perro muestra uno de los siguientes síntomas, también podría padecer otra enfermedad, así que habla con tu veterinario antes de realizar cualquier diagnóstico.

  • Nariz irritada
  • Picor en la piel
  • Se frota contra los muebles o las alfombras
  • Se frota o se lame ciertas áreas en exceso
  • Pérdida de pelo
  • Inflamación en ciertas zonas de la piel
  • Picor e hinchazón en las pezuñas
  • Infecciones en los oídos
  • Letargo

Presta atención al comportamiento de tu perro durante las épocas del año con polen. Observa si tu amigo padece algunos de estos síntomas y habla con tu veterinario en caso de duda.

Cómo prevenir las alergias al polen en los perros

Sigue los siguientes consejos para minimizar la exposición al polen de tu amigo:

  1. Antes de salir a pasear, rocía el pelaje de tu amigo con un spray especial con avena y aloe vera para protegerlo.
  2. Cuando volváis, utiliza un paño para eliminar los restos de polen de las pezuñas.
  3. Alivia de inmediato cualquier inflamación. Dale un baño a tu perro con un champú hipoalergénico para piel irritada.
  4. Quítale el pelo sucio o apelmazado.
Perro blanco en un campo con flores

Cómo tratar la alergia al polen en los perros

Entre los tratamientos para perros que tienen alergia al polen moderada se incluyen productos de cuidado especiales, como toallitas para la cara y las patas, champús o jabones y cepillos especiales.

Los veterinarios también suelen utilizar Benadryl para tratar alergias3.

Otra práctica recomendable es la inmunoterapia. Es un tratamiento a largo plazo, se adapta a cada perro y sirve de ayuda para desarrollar inmunidad contra los alérgenos del polen.

Si observas que tu perro experimenta síntomas relacionados con la alergia al polen, lo primero que debes hacer es ponerte en contacto con tu veterinario para que lo examine. Existen muchas soluciones, así que tu veterinario podrá recomendarte el mejor tratamiento para tu amigo peludo.

Remedios naturales para la alergia al polen en los perros

Te contamos a continuación algunos remedios naturales para paliar las reacciones durante la época de alergias:

  • Aceite de coco: sus propiedades antibacterianas reducen la sensación de picor en la piel. Si se utiliza en combinación con aceite de pescado, puede reducir la reacción alérgica que padezca tu perro al polen.
  • Aloe vera: asegúrate de utilizarlo en forma de gel. Gracias a sus propiedades antiinflamatorias, es ideal para tratar zonas con picor.
  • Vinagre de sidra de manzana: es muy efectivo para eliminar el polen de las pezuñas.
  • Infusión de tomillo: calma las infecciones de la piel y es adecuada para las pezuñas y los dedos.
  • Aceite de pescado y cúrcuma: estos suplementos antiinflamatorios pueden ayudar a tu amigo peludo.

Asegúrate de consultar a tu veterinario antes de probar estos o cualquier otro tratamiento natural.

En resumen

La alergia al polen afecta todos los años a muchos perros y personas. Cualquier perro puede desarrollar alergia al polen, pero algunos tienen más probabilidades debido al entorno, la raza o a la exposición a este alérgeno. Asegúrate de conocer todos los síntomas, observa el comportamiento de tu amigo peludo en la estación de polen y toma medidas para protegerlo. Siempre puedes probar remedios naturales para tratar esta alergia, pero ponte en contacto con tu veterinario ante cualquier duda.

Ve el siguiente vídeo para saber cómo afecta la alergia a un bulldog francés.


¿Te ha resultado útil este artículo? Compártelo con otra persona.

Comprar localizadores para perros

Más artículos interesantes

Más artículos