Guía sobre cómo salir a correr con tu perro

21. September 2021

Casi todos los correderos están de acuerdo en que es más fácil entrenar con un compañero, ¡y aún más si se trata de tu fiel amigo de cuatro patas! Descubre las mejores prácticas para correr con tu perro en este artículo.

woman running with dog outside

Correr con tu perro es una excelente manera de afianzar la relación con tu amigo peludo, cuidar de tu bienestar y mantenerte en forma. También es ideal para asegurarte de que tu can realiza suficiente ejercicio físico a diario. Antes de salir a correr con tu perro, lee estos consejos para que tanto tú como tu amigo perruno disfrutéis de la carrera.

Y si te interesa este artículo, puede que también quieras leer los siguientes:

Antes de atarte las zapatillas y ponerle la correa a tu perro, lee los siguientes consejos y entrena a tu perro para que corra contigo.

¿Tu perro está en forma para correr?

No vayas tan rápido: antes de empezar a correr con tu perro, necesitas saber si la edad, salud y raza de tu amigo de cuatro patas son adecuadas para el running. Mientras que algunas razas tienen un talento innato para correr, hay otros perros que no son capaces.

Consulta esta guía de perros para correr para más información sobre los factores que hacen que un perro sea idóneo para el running. Y por supuesto, si tienes dudas, consulta a tu veterinario acerca de las capacidades físicas de tu perro antes de comenzar cualquier rutina de ejercicio nueva.

Infografía sobre razas de perros corredores natos y no corredores

Los perros con hocico chato, como los pug o bulldog, no son idóneos para correr distancias largas porque son más propensos a tener dificultades respiratorias.

Además, es recomendable esperar hasta que tu perro alcance un año y medio de edad antes de correr juntos, ya que puede ser peligroso para los cachorros, cuyos huesos todavía están creciendo1.

Por último, también debes tener en cuenta la personalidad, el temperamento y la salud de tu perro antes de salir a correr.

Lo primero de todo: domina el paseo con correa suelta.

La seguridad es primordial: todos los papás y mamás de perros saben que el adiestramiento es una parte fundamental del cuidado de nuestras mascotas. Por ello, antes de que tu perro pueda correr junto a ti de forma segura, ambos necesitáis dominar el paseo con correa suelta. ¿Por qué? Incluso cuando paseáis, puede ser peligroso que tu perro tire de la correa, ¡por lo que es aún más peligroso si estáis corriendo!

Asimismo, cuando sales a correr con tu perro, necesitas asegurarte de que tu compañero perruno está adiestrado para correr junto a ti, no delante de ti ni por todos lados. De lo contrario, podrías lesionarte al tropezar o enredarte con la correa.

Y domina también las órdenes básicas.

Si tu perro no te obedece en los paseos, entonces probablemente no esté listo para correr. Enséñale algunas órdenes básicas que puedas utilizar cuando corráis. «Déjalo» es una orden muy útil, ya que tu perro aprenderá a ignorar o pasar junto a objetos que llamen su atención en la ruta (por ejemplo, ramas o palos). Enseñar otras órdenes como «sienta» y «quieto» también es importante, en particular al cruzar la carretera.

Para correr de forma segura, tu perro debe ser capaz de seguir algunas órdenes básicas.

Acelera el ritmo con una señal.

Cuando tu perro pasee a la misma altura que tú, puedes comenzar a incrementar el ritmo poco a poco. A menudo es útil utilizar una señal, de modo que tu can sepa que vais a acelerar el ritmo

Por ejemplo, si dices «vamos» para indicar a tu perro que es la hora de dar un paseo, puedes intentar una señal diferente como «corremos» para indicar que vais a correr. También puedes enseñarle otra señal para que aprenda cuándo es el momento de bajar el ritmo. Utiliza las mismas frases de manera constante para lograr los mejores resultados.

Entrena la resistencia.

Si ya dominas los pasos previos, ahora debes comenzar a mejorar la resistencia de tu perro. Los corredores necesitan mejorar su fuerza y resistencia de forma progresiva, a lo largo del tiempo, y tu amigo de cuatro patas no es diferente. Si intentas incrementar demasiado la resistencia en poco tiempo, tu mascota tendrá más riesgo de sufrir lesiones, al igual que ocurre contigo.

Comienza incorporando carreras de corta duración en los paseos diarios con tu perroPoco a poco y gradualmente, incrementa la duración de las carreras en cada paseo. ¡Tu compañero de running perruno pronto estará en forma!

Equipa a tu perro para correr.

Mujer y hombre corriendo con un perro

Tanto si sales a trotar como a correr con tu perro, ambos necesitáis el equipamiento adecuado. Además de tu equipo para correr, estas son algunas de las cosas que debes llevar para tu amigo peludo.

  1. Microchip: asegúrate de que tu perro tiene uno antes de salir a correr juntos.
  2. Collar o arnés: tu perro debe llevar su collar o arnés, para que puedas enganchar su etiqueta de identificación, correa y dispositivo de seguimiento de actividad.
  3. Asegúrate de que la etiqueta del collar de tu perro tiene tu número de teléfono y se puede leer claramente.
  4. Correa de perro para correr: utiliza una correa de perro manos libres, para que tu amigo de cuatro patas permanezca a tu lado y protegerlo de posibles peligros. 
  5. Cinturón con bolsillos: para guardar bolsas de excrementos de perro, tu móvil, las llaves y agua.
  6. Un localizador GPS y dispositivo de seguimiento de actividad: visualiza la carrera de tu perro y rastréalo si se escapa. Con el localizador de perros Tractive GPS, puedes encontrar a tu perro en tiempo real si se pierde, evitando que vivas la pesadilla de perderlo.
  7. Crema para almohadillas: para proteger las patas de tu perro.
  8. Una chaqueta para perros: para los días de mucho frío.
  9. Bebedero plegable: para que tu amigo canino pueda beber agua cuando tiene sed.

Presta atención a tu perro.

Mientras corres, no solo debes prestar atención a cómo te sientes, sino también a cómo se siente tu perro. Presta atención al comportamiento de tu can para ver sus necesidades: cuando está corriendo, puede que tenga sed, con ganas de orinar, cansarse, sufrir molestias o lesionarse.

Realiza pequeños descansos para beber agua cuando corres. Es una buena idea y podrás comprobar si tu amigo de cuatro patas tiene algún problema. Y, por supuesto, deja de correr si tu perro no se encuentra bien.

Ten en cuenta el tiempo.

Los perros sufren el calor y el frío de manera diferente. No hace falta decir que no debes correr con tu perro cuando las temperaturas son demasiado altas, porque lo último que quieres es que sufra un golpe de calor.

Los perros tienen menos glándulas sudoríparas que los seres humanos y no pueden regular su temperatura corporal del mismo que nosotros. Intenta correr por la mañana temprano o al anochecer, cuando la temperatura desciende. Lo mejor será probar la resistencia de tu perro con diferentes temperaturas.

Tu amigo de cuatro patas no puede decirte que tiene sed, por lo que debes detenerte a beber agua mientras corres hasta que puedas saber cuánta agua necesita.

Asegúrate de que tu perro bebe agua suficiente, especialmente durante los meses más cálidos, ya que la temperatura de los perros se eleva con más facilidad que la de las personas (porque tienen un montón de pelo y no sudan). En los meses más fríos, puede que necesites utilizar una chaqueta y zapatos para perros.

Elige un recorrido que sea adecuado para tu perro (y sus pezuñas).

Uno de los mayores atractivos de correr es que puedes hacerlo en casi cualquier lugar… pero algunos sitios son mejores que otros para tu perro. Las superficies duras como las calles y aceras no son ideales para el cuerpo de tu perro. La hierba es una superficie más suave, por lo que es mejor para sus articulaciones que el asfalto (pero ten cuidado con las superficies desiguales y los agujeros).

Si corres bajo el sol en verano, recuerda que el asfalto se calienta con el sol y puede dañar las patas de tu perro. Si tocas el suelo con la palma de tu mano y sientes que está caliente, también lo estará para las patas de tu amigo perruno. De manera similar, si corres sobre nieve o hielo en invierno, evita calles con sal o productos químicos, ya que pueden ser particularmente tóxicos para los perros.

Limpia la caca de tu perro.

Estamos seguros de que quieres ser un ciudadano/a ejemplar y limpiar los excrementos de tu perro. No hay nada peor que salir a correr y pisar algo que tendrás que limpiarte al final de tu entrenamiento.

Lleva contigo una o dos bolsas para excrementos y limpia la caca de tu mascota: ¡a ti tampoco te gustaría pisarla! Tanto las personas como los perros disfrutan más corriendo cuando el entorno está limpio.

Preparados, listos, ¡ya!

Ahora que ya conoces estos consejos, puedes que sea el momento de salir a correr con tu perro.

Muchos amantes perrunos aseguran que sus fieles amigos son los mejores compañeros para correr. Y es que los perros con un talento innato para correr siempre estarán motivados para practicar tu deporte favorito: les encanta el ritual y se acostumbran con rapidez, pues les viene de serie. Tu perro nunca se quejará de la lluvia o el sol, y te ayudará a mantener la motivación para correr a diario. ¡Sí, su entusiasmo es contagioso!

Así que te deseamos que disfrutes corriendo con tu perro y aprecies cada momento que tu amigo de cuatro patas está junto a ti. Si quieres conocer más consejos de una runner experta, te invitamos a que veas este vídeo:


¿Tienes una historia motivante o fotos de tu perro corriendo con el localizador Tractive GPS y te gustaría compartirlo? ¡Envía la historia de tu amigo perruno aquí o comparte tus fotos con Tractive en Facebook!

No pierdas nunca a tu perro

Más artículos interesantes

Más artículos