Pero ¿qué es el IMC de tu perro?, ¿por qué es tan importante?

¡Averigua si tu perro tiene sobrepeso con la calculadora bmi!

Se calcula que entre un 20 y un 40 % de los perros españoles padece sobrepeso u obesidad. No es nada extraño pues muchas de nuestras mascotas viven con nosotros recluidos en pisos y es posible que no se ejerciten todo lo que debieran. De hecho, nos suele faltar el tiempo y no podemos sacarlos tan a menudo como quisiéramos. ¿Te preocupan esos kilitos de más en tu perro? Pues sigue leyendo.

Ten presente que el tema no es baladí, pues este sobrepeso puede ser fuente de problemas de salud y derivar en graves enfermedades. Así, no solo la calidad de vida de tu can puede verse mermada con posibles casos de artrosis y diabetes, sino también acortar su esperanza de vida.

Por eso, el Índice de Masa Corporal (IMC) nos puede ayudar a determinar el peso adecuado en nuestro animal y, de esta manera, saber si debemos introducir cambios en su dieta y/o estilo de vida.

En concreto, el IMC de los canes, al igual que el de los humanos, consiste en una fórmula que determina el peso ideal y saludable según su estatura, raza, y su peso actual. Con esta herramienta, sabremos si nuestra mascota está por encima de su peso ideal e incluso si está demasiado flaco.

De esta manera, a un perro en su peso ideal no se le evidencian las costillas al primer golpe de vista, pero éstas sí que son fácilmente palpables. También se aprecia su cintura de una manera proporcionada, además presenta poca grasa abdominal.

Síntomas de perro con sobrepeso

Conviene, asimismo, estar atentos a ciertos rasgos que pueden ser sintomáticos de un sobrepeso:

  • Necesitamos aflojarle el collar, pues le queda muy apretado, a pesar de que el perro ya es adulto y, por lo tanto, hace tiempo que detuvo su crecimiento.
  • Camina con cierta dificultad con movimientos lentos.
  • Respira con pesadez.
  • Se muestra más irritable.
  • Duerme en exceso.

No hay que olvidar que ciertas razas son más propensas a engordar. También la esterilización y la castración pueden repercutir en su peso, dado que el perro ya no consumirá tantas calorías al descender su actividad.

A priori puede parecer un poco complejo, por eso en Tractive te lo ponemos muy fácil con nuestra calculadora de IMC. ¡Seguro que te saca de dudas!

No olvides poner en práctica alguno de estos valiosos consejos que te ayudarán a meter en cintura a tu perro. ¡Vamos a ello!

¿El IMC de tu perro? ¡Usa esta calculadora!

Consejos para perros con sobrepeso

  • No compartas tu comida con él. Así, por ejemplo, y aunque insista con esos ojos tristones, no le permitas comer ni una sola de tus patatas fritas. A veces resulta muy tentador darle las sobras. En este sentido, harías bien en confinarlo en otra habitación mientras cocinas o comes.
  • Mide el pienso y ponle únicamente el que necesita. ¡Ni un gramo más!
  • Existen comidas específicas para perros muy bajas en calorías pero con todo el aporte nutricional necesario.
  • Si tienes otros perros, no le des de comer junto con éstos, ya que puede que acabe engullendo la comida destinada al otro can.
  • Aumenta la frecuencia de los paseos y su intensidad, pero gradualmente. Además, el ejercicio debes amoldarlo a sus características físicas (edad, raza, estado de forma…). Un exceso de actividad también puede resultar perjudicial para su salud. No es raro que pierda el ritmo y que, cansado, acabe extraviándose por su negativa a caminar. Es aquí donde un GPS como el que dispone Tractive te puede salvar de un disgusto.
  • Es recomendable que hagamos un seguimiento del peso con una periodicidad semanal. Solo de esta manera sabremos si nuestras tentativas están resultando exitosas y detectar los fallos. Para ello, podemos comprar una balanza específica para perros o utilizar nuestro propio peso. No olvides apuntar los posibles progresos.
  • Si lo crees conveniente, consulta al veterinario pues puede ayudarte con pautas y diagnosticar problemas como un caso de hipotiroidismo que facilita la ganancia de peso.
  • En ocasiones, ignoramos que una tercera persona en la casa está proporcionando alimento adicional al perro. Así, si tienes hijos pequeños harías bien en preguntarles acerca de esta posibilidad.
  • Hay perros que comen más por motivos de ansiedad. Lo mismo ocurre en los humanos. Si es el caso, trata de atajarla cuanto antes.

Una vez que nuestro perro ha vuelto a su peso ideal, no debemos volver a incurrir en los mismos errores. Por lo tanto, conviene no bajar la guardia y perseverar con estas buenas costumbres de mayor actividad y comida adecuada. ¡Tu perro rebosará salud!

Más artículos interesantes

Kommentare